un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

martes, 9 de mayo de 2017

a un viejo amor que se hacía llamar Hank. un poema de J.P.G

a un viejo amor que se hacía llamar Hank
es como un gato gordo y viejo
sucio feo e indecente
lleno de costurones cicatrices y resacas
que aprendió a caerse y levantarse
que se ha currado y sabido hacerse querer.
habíamos coincidido allá por los años 60
en los peores garitos y clubs de stripper de Los Ángeles
trabajaba de cartero y bebía
escribía y bebía
buscaba mujeres o apostaba en el hipódromo
y bebía
se pegaba contra el mundo y bebía
amaba y odiaba y bebía
era un bebedor solitario, duro, bronco y grosero
con buen saque
buena pegada
y sobretodo buen aguante.
por aquella época
ninguno teníamos nada que ganar  ni nada que perder
éramos suicidas que nos aferrábamos a la vida
que nos manteníamos en pie
por inercia
y por no darles la razón a la mayoría.
ahora es un gato gordo y viejo
famoso y rico
con mujer radio y gato
muchos piensan que ha caído en la trampa
¡el mundo está lleno de moscas y de trampas!
pero todavía se mantiene en pie
alerta
pegándole duro
como en los viejos tiempos
al alcohol
a la maquina de escribir y a la vida
y sin perder la esperanza
de que cualquier victoria
siempre es una gran mentira

Eso era todo lo que un hombre necesitaba: esperanza. Era la falta de esperanza lo que hundía a un hombre (Factotum. Charles Bukowski)

No hay comentarios: